Cómo influye el sexo en el rendimiento deportivo

Existen muchas versiones alrededor del rendimiento deportivo y las prácticas sexuales, por lo tanto, es fundamental poder desterrar cualquier clase de mito para mejorar el estado de salud del individuo. De este modo, conocer las implicaciones del entrenamiento permitirá tomar las decisiones adecuadas al respecto.

Por mucho tiempo existió el mito de que la abstinencia sexual resulta ser positiva para realizar diferentes actividades, debido a que el sexo influye no solamente en la energía física sino también en la capacidad de resistencia. Sin embargo, la comunidad científica ha refutado dicha hipótesis y puedes ver sirporno sin remordimientos.

¿Es posible tener sexo antes de hacer actividad física?

Un estudio realizado a un grupo de atletas y deportistas que habían tenido relaciones sexuales en menos de 12 horas antes de la práctica, demostró que no había ninguna incidencia en su capacidad aeróbica. Precisamente, los resultados obtenidos fueron comparados con hombres que no habían tenido relaciones y los resultados no mostraban diferencia alguna.

Justamente, la actividad sexual no afecta ni la resistencia, ni la fuerza, ni la concentración cuando se realiza cualquier práctica deportiva además ayuda a estar mucho más saludable y relajado, tanto física como mentalmente.

Además, es válido destacar que la excitación sexual permite la liberación de testosterona, una hormona que ayuda al rendimiento deportivo, pues incrementa no solamente la fuerza sino también la masa muscular.

Asimismo, es significativo mencionar que si bien la hormona está presente en mayor medida en los varones ambos sexos presentan niveles que disminuyen con la edad y pueden generar patologías como la osteoporosis u obesidad, entre muchas otras.

Estudios realizados para demostrar cómo influye el sexo en el deporte

El Estudio comparativo del rendimiento físico antes y después de la actividad sexual en varones, llevado a cabo por Dr. Lázaro Mancebo en Pamplona España, asegura que no se encontraban diferencias significativas en el rendimiento de los grupos de deportistas que no habían tenido actividad sexual y otros que si habían tenido relaciones sexuales la noche anterior antes de realizar el estudio.

De este modo, se puede concluir que la abstinencia antes de las competiciones deportivas carece de base científica y fisiológica demostrable. Por lo tanto, no tiene sentido evitar mantener relaciones sexuales antes de realizar cualquier clase de actividad por el temor de no ofrecer un buen rendimiento.

Por último, es importante destacar que mantener un equilibrio tanto físico como emocional resulta ser absolutamente favorecedor a la hora de llevar a cabo cualquier clase de entrenamiento; por lo tanto, tener relaciones sexuales podría mejorar el desempeño, ya que brinda un grado de relajación psicológica difícil de lograr con otro tipo de actividades. Lo ideal es mantener cierto equilibrio, para que el cuerpo pueda responder perfectamente ante diferentes situaciones.